Los viejos simbolos caen en el olvido